Intraemprendedores: el último cartucho

Hoy quiero  hablaros de los intraemprendedores... esa palabreja que me habréis oído decir tantas veces.

¿Qué significa ser intraemprendedor? Para empezar, significa desaprender lo que hemos aprendido para volver a estar motivad@s en el trabajo.

Siempre digo que cualquiera no puede ser emprendedor y montar una startup, pero quizás sí intraempresario. ¿Qué hace falta? Es un cóctel con bastantes ingredientes que incluye:

– Una empresa de mentalidad y corazón abiertos (¡viva la transparencia!), dispuesta a soltar y con el cambio y el ensayo-error como parte de su cultura empresarial.

  • Con "jefes" y recursos humanos que ven a los intraemprendedores como una oportunidad para la innovación y el crecimiento -piensan más allá de la eficiencia-, así que actúan como facilitadores, puesto que saben que, gracias a ellos, se pone freno al estancamiento y al trabajar por inercia, y más en un mercado que ya está saturado de estrategias empresariales de diferenciación por precio y recorte de costes (innovar es actuar contra la "comoditización"). Es difícil concebir la innovación sin la emprendeduría, puesto que dicen los expertos que son necesarias 10.000 horas de prácticas para dominar algo.
  • Bye bye al "esto siempre se ha hecho así" o al "te daré una única oportunidad". Bienvenida, flexibilidad mental.
  • Este tipo de empresas son las que saben de la importancia del employer branding para que el talento vaya hacia ellas.

– Un/a trabajador/a con pasión y ganas, que sienta los colores y crea en la empresa donde trabaja. Además de...

  • Seguridad personal, p r e s e n c i a, porque esto no va de validarse, sino de desarrollarse. Y porque el intraemprendizaje requiere que seas tu propio coach, autoregulándote y gestionándote, sabiendo fijarte metas a corto y a largo plazo, celebrando las pequeñas victorias de cada día.
  • El liderazgo es básico. Pero ese basado en la observación, la escucha activa y las necesidades de los demás, lejos del ego, porque la idea no es cargarse lo que ya hay, sino optimizarlo. Ese que inspira, que energiza, que comparte. Ese con poder de convocatoria.
  • Y es que tiene una clara orientación social, se siente agente del cambio: busca mejoras sociales, medioambientales, nuevos nichos de mercado, oportunidades de empleo...
  • El trabajador intraemprendedor sabe leer las tendencias para avanzarse e innovar. Porque la innovación debería formar parte del día a día de las empresas: 70% hacer, 20% pensar y 10% disfrutar para mantener viva la creatividad de la empresa. De aquí que la productividad y la gestión del tiempo sean un temazo y el intraemprendedor necesite profesionalizarlo a través de una metodología clara.

– Una innovación que no depende de la tecnología ni de los presupuestos, sino de las personas, y que es transversal en toda la empresa... Estamos en la Era de la co-creación y co-comercialización.

  • ... Al igual que el conocimiento y el aprendizaje, compartido con los demás miembros de la empresa o área.
  • Donde el "qué" no es tan importante como el "por qué se imprende" y el "cómo".
  • Como "intralíder", es una persona con habilidades comunicativas y de storytelling para poder transmitir un mensaje comprensivo, memorable y emotivo.
  • Con capacidad de envisionar y hacer fácil lo difícil: para poder lanzar y testear prototipos que después se van a nutrir, para organizarse internamente fijándose metas y una medición de desarrollo continua, para planificar la venta, para crear un círculo de apoyo a su alrededor...

Ay, cuantas cosas os acabo de contar. Me encanta más aún cuando mi propia empresa está basada en este modelo de la intraemprendeduría: trabajo por objetivos, sin horarios, con open policy vacation para que cada uno elija sus vacaciones, donde cada uno determina su sueldo, donde delegamos por talentos y no por títulos...

Otro par de casos sexys de intraemprendimiento son  el de Playstation dentro de Sony, o Apple (aquí lo cuenta Steve Jobs).

Pero... ¿cómo narices demostrarles a los jóvenes que el futuro va hacia este paradigma, que podemos aportar más allá de lo establecido por contrato? ¿Cómo hacer que vuelvan a creer "en los mayores" -parafraseando al Principito- y demostrarles que les vamos a escuchar y a tener en cuenta? ¿Cómo mostrarles que, a pesar del cúmulo de títulos que tienen, lo importante es la actitud?

 

 

Txell Costa® Group y Marketing for Happy Minds SL reinvierten cada año un porcentaje de los beneficios para crear contenidos gratuitos y, así, democratizar nuestros conocimientos de marketing y negocios para toda la sociedad. Gracias por apostar por nosotros y ayudarnos a hacerlo posible.
© 2020 Txell Costa®. Miembros de Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES). Aviso legal | Términos y condiciones de contratación | Política de cookies | Política de privacidad
Website desarrollado por