Cómo hacer negocios más éticos, con más amor

En Txell Costa® Group a menudo nos presentamos como “especialistas en marketing y negocios para empresas y emprendedores éticos y felices que quieren ir al grano”. No somos partidarios de pelotazos ⚽️, ni de éxitos inmediatos, porque las cosas buenas se cuecen a fuego lento 🍵, poniéndole mucho amor y mucha alma. Por eso, hoy voy a compartirte 4 consejos, basados en mi propia experiencia personal, para conseguir una empresa más feliz y para hacer negocios más éticos (Compártelo en Facebook o Twitter).

 

  1. Evita estas 3 cagadas 💩 que yo cometí:

Ojalá hubiera creído más en mí desde el principio, para tener una marca más auténtica y no intentar “encajar”. ¡En mis principios escribía como si fuera la Viquipedia, qué poco apetecible! Y eso mismo con el equipo: nada se tiene que forzar, hay que fluir, y como líder debes inspirar de una manera orgánica con el ejemplo. Cuando me he permitido ser, asumiendo mis fortalezas y mi vulnerabilidad, mi marca ha tenido una voz más única y el equipo sea consolidado muchísimo mejor.

 

Otra pífia fue no apostar por el boletín electrónico desde el principio, captando datos. ➡️✉️

 

Y finalmente perdí fuelle al no apostar por el guest posting, que me hubiera ayudado mucho a nivel de contactos y posicionamiento.

 

  1. Aprende de mis aciertos

Acerté en el hecho de tener unas tarifas realistas nada más salir al mercado, teniendo en cuenta los costes (y esto implica cualquier hora que invierta en el proyecto: desplazamientos, reuniones, marketing…), el beneficio esperado y un 20% de reinversión. Trabajé mucho la aportación de valor y el estatus de marca para demostrar que estos precios estaban justificados. Y trabajé al lado de mi cliente potencial, escuchando sus necesidades y problemas para poderles ayudar. ¡El feedback es el desayuno de los campeones! 🏆 Precisamente así, con un proceso de co-creación, es como escribí el libro Working Happy. Todo lo que necesitas para montar la mejor empresa del mundo: la tuya.

 

Otra buena decisión fue pensar bien el modelo de negocio, diversificado y flexible, con un discurso que lo sostuviera y que actuara de marco. Antes incluso de tener un sueldo invertí en asesores para que me ayudaran a hacerlo posible, supliendo las carencias que entonces tenía como emprendedora.

 

  1. Vive de acuerdo con lo que quieras conseguir

Sí sí, crea un estilo de vida (acción + pensamiento) que sustente lo que quieres conseguir. Sé coherente con esa mejor versión de ti a la que aspiras y en la que estás “trabajando” (Compártelo en Facebook o Twitter).

Así que cree en ti.

No prestes tanta atención a lo que hacen los demás.

No te apuntes a todos los boletines electrónicos del mundo mundial, ni mires a tu competencia constantemente en las redes sociales. Sí, sé que, en determinados momentos de pánico, puede salirnos una faceta de acosadores celosos que desconocíamos. Por eso es importante mantener la mirada fresca, la energía a tope, y seleccionar bien de quién o qué nos inspiramos.

En mis principios, por ejemplo, me energizaba mucho más hablar con mis maestros y mentores que ya tenían sus negocios en marcha que no analizar constantemente al de al lado y escuchar consejos de tooooodo el mundo. Porque nuestros amigos y familia son adorables, pero no tienen una visión objetiva de nuestro negocio. Necesitamos rodearnos de gente que haya conseguido lo que nosotros queremos, que sepan los contratiempos con los que se encuentra un emprendedor y empresario; de aquí que sean tan importantes los mentores, expertos y coaches (si quieres que nosotros formemos parte de este círculo, aquí nos tienes)

 

  1. Prepárate para ser jefe/a.

Sé que suena gordo. Pero dame un momento y escoge una de estas opciones:

  • No tienes tiempo > Hablemos, tiene solución.
  • No tienes dinero > Hablemos, tiene solución.
  • No tienes ninguna de estas dos cosas > Lo tuyo necesita una dosis de vitamina extra.

Cuando montamos una empresa, durante los primeros años vamos de culo, porque somos el hombre orquestra.

Por eso, antes de que mueras en el intento, debes o 1) reestructurar tu modelo de negocio para tener más pasivos o 2) delegar y contar con alguien que te lleve la agenda, alguien que haga atención al cliente o alguien que te haga las facturas, por ejemplo. Hay mil maneras de tener ayuda y no todas pasan por tener presupuesto.

Precisamente por eso hemos organizado una clase online sobre cómo formar equipo y delegar, donde aprenderemos:

  • Cómo formar equipo
  • Qué perfiles elegir
  • Qué delegar y qué no
  • Cómo comunicarnos con el equipo
  • Cómo organizarnos a nivel interno para ser eficaces y productivos
  • Cómo hacer piña y crear un ambiente Working Happy con colaboradores motivados que se sientan realizados
  • ¿Piensas que no tienes dinero para fichar a nadie? Vamos a ver distintos tipos de colaboraciones que puedes hacer

 

La verdad es que ser jefe te lleva a otro nivel del que poca gente habla. Para mí, un auténtico camino de crecimiento personal. ¿Cómo escoger equipo? ¿Cómo delegar de manera productiva? ¿Cómo ser un líder inspirador? No nacemos enseñados, pero tampoco queremos ser un jefe-cabroncete, por eso es importante que dediquemos tiempo y energía en ser mejores líderes.

Profesionaliza tu empresa e invierte en tu crecimiento. La ignorancia y las creencias limitantes son los peores enemigos de un emprendedor (Compártelo en Facebook o Twitter).

 

 

Espero que esto cuatro consejos te hayan ayudado a reflexionar,

Txell

Txell Costa® Group y Marketing for Happy Minds SL reinvierten cada año un porcentaje de los beneficios para crear contenidos gratuitos y, así, democratizar nuestros conocimientos de marketing y negocios para toda la sociedad. Gracias por apostar por nosotros y ayudarnos a hacerlo posible.
© 2020 Txell Costa®. Miembros de Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES). Aviso legal | Términos y condiciones de contratación | Política de cookies | Política de privacidad
Website desarrollado por