info@txellcosta.com
+34 972 487 313
+34 684 362 732

Montar un negocio es como preparar spaghettis "al dente"

Cada día vienen al despacho emprendedores y freelances a punto de tirar la toalla. Vienen desesperados, como si fuéramos el último cartucho. Y, afortunadamente, no lo somos, porque lo que necesitan es un reenfoque para cambiar el rumbo de sus negocios.

¿Qué es lo que les falla? ¿Por qué el negocio no cuaja?

La mayoría de veces no es que el producto o servicio no sea bueno, sino que no está llegando bien al mercado.

Verás, esto del 'business' es como cocer spaghettis: los chefs dicen que si los lanzas a la pared y se pegan es que están al dente, suficientemente cocidos.

En las empresas, también tenemos que encontrar el punto de cocción. Igual que en la cocina, hay instrucciones que debemos seguir. Vamos a ver algunos de los errores básicos y posibles soluciones:

1) Hacemos algo que el mercado no quiere, no necesita o no está dispuesto a pagar.

Solución A >> Si eres una pyme, cambiar estas condiciones, este statu quo, está fuera de tu presupuesto fijo. Apple, que ha sabido crearnos la necesidad de cambiar de teléfono cada año, sólo hay uno.

Así que haz cambios, o en el producto o en el segmento de público al que te diriges, para que todo cuadre.

Solución B (sólo apta para empresarios pacientes a los que no les urja el dinero) >> Con tiempo, haz una estrategia para generar confianza: charlas, contactos con gente influyente para que recomienden tu producto o servicio, creación de marketing de contenidos (blogs, vídeos...) para poder hacer pedagogía... Recuerda que el cliente potencial necesita tener contacto contigo un mínimo de 6-7 veces antes de comprar, así que tendrás que crear una buena secuencia de acciones.

Además, es importante transmitir urgencia, el clásico "nena, que me lo quitan de las manos" del mercado. Y es que tenemos que conseguir ser una prioridad. Para ello, cuando comuniques apela directamente a las necesidades de la gente, a sus miedos, a aquello que les quita el sueño por las noches. No pienses en vender: piensa en la gente. (Clica y tuitéalo)

2) Nuestro mensaje no está claro. Y la gente no sabe qué ofrecemos o para quién.

Hay muuuchos ejemplos que lo evidencian, pero uno claro es cuando tenemos que expresar por qué somos distintos, nuestra propuesta de valor. Ejemplo: "Diseño de joyas". Este concepto es demasiado vago y no veo qué me aportas de distinto. No veo cómo va a cambiar mi vida después de comprar tu joya.  No percibo su valor.

Parece sencillo, pero este punto es crucial y es lo que define el éxito duradero.

Solución >> Trabaja este concepto cuando hables, en la página web... en todas partes. Cuenta el antes y el después, describe cómo cambiará la vida de tus clientes a raíz de comprarte. (Clica y tuitéalo)

3) Están cansados de tener que estar al 150% cada día.

Solución >> Hacerte funcionario. Porque, no nos engañemos: siempre siempre siempre tenemos que estar al día, y aprendiendo, y mejorando. Es lo que demanda el mercado actual, aceleradísimo. Estamos en fase beta constante.

Porque antes pagaban a los periodistas por escribir... y ahora cualquiera lo hace gratis. O antes una web podía durar años, y ahora en dos años está súper caducada. Obsolescencia profesional a saco, ya nada dura para siempre. O te pones de culo o lo asumes y vas a por todas.

Hay un montón de pasos y trucos culinarios más en esto de emprender. Pero no quiero empachos 😉 Si eres de digestión rápida, te recomiendo www.libroworkinghappy.com

compra-workinghappy

Archivos

Txell Costa® Group y Marketing for Happy Minds SL reinvierten cada año un porcentaje de los beneficios para crear contenidos gratuitos y, así, democratizar nuestros conocimientos de marketing y negocios para toda la sociedad. Gracias por apostar por nosotros y ayudarnos a hacerlo posible.
© 2020 Txell Costa®. Miembros de Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES). Aviso legal | Términos y condiciones de contratación | Política de cookies | Política de privacidad
Website desarrollado por