info@txellcosta.com
+34 972 487 313
+34 684 362 732

Sabemos que emprender es solitario

Y que el hecho de ir un poco a contracorriente por el hecho de perseguir tus sueños, puede suscitar muchas críticasEn todos los ámbitos de nuestra vida nos vamos a encontrar a gente que nos haga enfadar. Gente que nos desmotive y desmonte nuestros sueños. Así que hoy voy a compartirte mi sistema personal para gestionar todo ese feedback que puede generarme bajón. 

 

Cómo gestionar las opiniones ajenas 

 

  1. Lo primero, estar fuerte. A tope de power. Con la autoestima fuerte, como si fuera un chubasquero o un chaleco antibalas. Digan lo que digan, da igual, porque tienes una vocecilla interior, mil veces más sabia que tu cabeza (= ego) que te está indicando tu camino. Porque no hay un camino bueno o malo, hay un camino para cada uno. (Por cierto, así entrenamos nosotros la autoestima).
  2. Filtra bien a quién decides escuchar. Todo el mundo tiene sus propios miedos y retos y los podemos volcar en los demás inconscientemente. Si eres emprendedor/a, déjate guiar por aquellas personas que te inspiran y desmárcate de las opiniones "cuñadiles", porque emprender NO es fácil y requiere de visión estratégica y mentalidad empresarial, lo que a veces conlleva arriesgar y salir de la zona de confort (o “cárcel de confort”, más bien.
  3. Humildad y desapego. Mira, para contarte esto nada mejor que un ejemplo real para que lo veas con tus propios ojos. 

Un caso real de nuestra consulta 

Dos hermanas vinieron a vernos con la idea de negocio que tenían en la cabeza. Habían recorrido un montón de kilómetros para venir al despacho (¡y además nos traían regalos, una pasada!). Y, a medida que lo fuimos analizando, fue evidente que el negocio no respondía a la libertad y calidad de vida que ellas querían: los márgenes de beneficio eran muy bajos, no había ingresos recurrentes, etc. 

Una vez detectadas las fortalezas de las dos hermanas, vimos nuevas propuestas de monetización, más alineadas a su sabiduría, bagaje, experiencia. Y este es el mail que recibimos al día siguiente de la sesión: 

ELLAS 

Ayer nos fuimos a casa un poco tristes y desilusionadas porque teníamos muchas ganas de empezar un nuevo proyecto pero por otra parte estábamos contentas por haber decidido venir a una sesión contigo. Gracias a esta consultoría nos hemos dado cuenta enseguida de que no es viable y hemos evitado males mayores. 

Queremos agradecerte tu profesionalidad y el trato tan cercano que nos diste. Eres amor puro, tal cual como te muestras en las redes y eso se agradece en estos tiempos de postureo que corren. 

Ahora nos toca analizar bien todo lo que hablamos y ver qué sale. Es hora de hacer un reset y eso siempre cuesta. 

Gracias de todo corazón. Espero que estemos en contacto y estoy segura de que te volveremos a visitar. 

¡Un abrazo, bonita! 

 

YO 

¡Vosotras sí que sois amor puro! 

Cuando un negocio no es viable me tengo que perdonar cada vez, porque todavía me duele decirlo. Sé que os ayudo, pero mi ego aún "sufre" por vosotras y hago el trabajo de trascenderlo. 

Sé que todo está bien y encontraréis un formato empresarial aún mejor. 

¡Un abrazo enorme para las dos!  

 

Espero que este caso os sea inspirador para no temer a la vida (ni a los mentores como yo)

 

Un abrazo,

Txell.

No sé si habrás visto por redes que, hace unos meses, me tomé un tiempo sabático. Fue después de presentar mi último libro, con la voluntad de dedicarme a proyectos personales que me hacían mucha ilusión.

No es que mi empresa no me hiciera feliz.
Ni que me hubiera quemado.
Ni que no tuviera más ideas.
Ni que sintiera que me había vaciado.

Simplemente, era un regalo para mí misma, un disfrutar de mí, un beneficiarme de la libertad y del tiempo libre que el modelo de negocio que he construido me ha regalado.

Tengo la libertad de poder irme cuando quiera, gracias a los ingresos pasivos diversificados que tenemos y a la organización interna que hemos ido montando.

En estos años, he visto emprendedoras (sí, lo digo en femenino porque han sido sobre todo mujeres) que, llevando menos años que yo, han dejado en standby sus proyectos porque ya no podían más.
Eran esos perfiles que hacían lanzamientos constantes,
que se hicieron "famosas" de la noche a la mañana,
que salían en toooodas las fotos de las redes sociales a diario...
¡Obvio que se quemaran ellas y sus negocios!

Un buen modelo de negocio no necesita que cuentes tu vida en redes sociales,
ni que las actualices a diario,
ni que tengas que trabajar fines de semana.

Un negocio saludable es el que te permite vivir como tú quieres. Que te permite ir a recoger a los peques al cole, y cuidarte, y viajar, y leer... y esas cosas que tanto te gustan.
Voy a revelarte alguno de mis secretos para que veas la calidad de vida que tengo y que nunca muestro en redes:

Para mí la riqueza es esto.

Si quieres que revisemos tu negocio para que te permita vivir como quieras, recuerda nuestros dos formatos estrella:
- consultorías individuales -elige el formato que mejor que te sienta-
- programa intensivo Mentoring Club 

Un abrazo,

Txell.

Estoy visitando México y Costa Rica, en plan workation como dirían los americanos.
¿No sabes qué significa? La traducción patillera sería "trabacaciones", mezcla de trabajo y vacaciones, una de las ventajas de haber montado mi empresa en base al estilo de vida que quiero (me chifla viajar, he estado en más de 30 países, pero durante años -cuando aún no tenía integrado mi voz y liderazgo, algo que compartí en mi último libro- me dio vergüenza compartirlo; sólo lo hice puntualmente cuando estuve en Canadá y en Yale).

Total, que he venido a Latinoamérica a hacer contactos, a visitar a clientes y a disfrutar como una enana del "Pura Vida". En Txell Costa ® Group tenemos muchas ganas de consolidar nuestra expansión internacional (no sé si lo sabías, pero tenemos especialistas de nuestro equipo trabajando ya en Latinoamérica, Reino Unido y Suiza. Nuestro motor es ayudar a cuanta más gente mejor y el tipo de negocio que hemos montado lo permiten.

Porque internacionalizar no significa necesariamente tener que invertir, ni tener equipo o tener que viajar. Hay muchas maneras de vender fuera incluso sin moverte de casa (así lo hemos hecho nosotros durante años antes de tener equipo en otros países).

Así que hoy quiero hablarte de esto, de exportación. Y, para ello, un par de vídeos de hemeroteca que creemos que pueden serte útiles:
¿Cómo iniciar la exportación en una empresa?
¿Quieres vender en el extranjero? ¡Te regalo una conferencia de más de una hora!

Tanto si quieres revisar tu negocio para que te dé tiempo libre y así dedicarlo a lo que te apetece (puede ser viajar como en mi caso, o tener la libertad de estar con tus hijos y llevarlos cada día al cole, por ejemplo) o si quieres empezar a vender fuera, en el Mentoring Club podemos preparar tu negocio para ello.

¡Espero que este par de vídeos te hagan reflexionar y te permitas soñar en grande!

"The early bird gets de warm" - me repetía siempre mi profe de inglés. Una frase similar a "quien madruga Dios le ayuda", pero en una versión más zoológica 😛
Pero lo que no imaginaba es que esta frase me perseguiría a lo largo de toda mi vida: continuamente veo en webs americanas la Llamada a la Acción "Early Bird", en referencia a los precios especiales con descuento para la gente que compra algo con antelación. Así, pasado el período "Early Bird", las tarifas incrementan y la gente pasa a consumir el producto/servicio a precio real.

(Por si no lo sabes, una "Llamada a la Acción" o "Call to Action (CTA)" es un término del mundo del copywriting para incitar al seguidor/lector a hacer algo que nos hemos propuesto, para motivar a que pase a la acción. Y es que la mayoría de textos que redactamos como emprendedores -en un blog, o de una actualización de redes sociales, por ejemplo- buscan que el receptor mueva el culo).

A lo que iba... Que la técnica "Early Bird" se ve -y funciona- un montón, interesante además porque nos permite medir la demanda real de algo antes incluso de tenerlo lanzado al 100%. Así, si te tienes que meter el mamporro, ya lo puedes prever y modificar el rumbo.

Y es que cada paso que damos en una empresa es interesante tomarlo a conciencia, que sea estratégico. Y cuando digo "estratégico" quiero decir con visión e intención, midiendo el antes, el durante y el después de cualquier acción.

Por ejemplo, si mi empresa decide poner un stand en una feria, analizo muy bien a cuál, por qué, con qué propósito... e incluso antes de instalarnos allí (con un stand con actividades súper bien pensadas para captar la atención de nuestro cliente ideal) ya empezamos a hacer acciones para asegurarnos el retorno de la inversión, es decir, nos aseguramos de cubrir -como mínimo- los costes del hecho de asistir a la feria.

Muchas veces, el emprendedor es un inspirado-creativo-de-la-vida que va haciendo acciones sin más, y entre ellas no están hiladas. Esto representa una fuga de tiempo y energía brutal, y puede despistar muchísimo a nuestros seguidores. Que sí, que mola mucho fluir e improvisar... pero si queremos una empresa real con resultados es recomendable hacerlo siempre desde unas bases sólidas, con un por qué claro y con foco.

Para ello, es interesante crear una visión (a un año, a cinco años, a diez años) e imprescindible concretarla en pequeñas acciones a corto plazo (un trimestre o un mes, por ejemplo). ¿Qué estás muy inspirado y quieres lanzar un curso online o un taller ahora? Ok, genial, pero ¿cuál será el paso siguiente qué ofrecerás después de esto? Porque, a día de hoy, los buenos consumidores (los que son fieles, los que no van a precio) buscan una relación perdurable en el tiempo con una marca, no tener que buscar continuamente nuevas soluciones: ¿cómo les seguirás ayudando, cuidando? No se trata de atraer un cliente una sola vez, sino acompañarlo en el tiempo.

Todo esto lo abordamos y trabajamos en nuestro programa de acompañamiento empresarial Mentoring Club. Que, además, ahora tiene precio rebajado Early Bird (100 euros de descuento si reservas tu plaza hasta el 31 de agosto).

Así que ya lo sabes: "the early bird gets the warm" 😉 Pájaro con estrategia, claramente...

 

Un abrazo,

Llega el verano.

Solete, playa, amigos, tinto de verano.

Las redes sociales, dan pereza. Las lecturas demasiado densas, también.

Tenlo en cuenta para ti (aquí te dejo algunas recomendaciones de lecturas frescales, cursos fresquitos y herramientas muy veraniegas que te ayudarán a planificar mejor) pero también para tu cliente.

Sí, sí, a eso voy.
Aunque quizás te vayas de vacaciones, no lo desatiendas, porque las necesidades de tu gente no desaparecen, ni podemos dejar resfriar nuestra relación. Así que aquí van algunos tips:

1. Prepara respuestas automáticas en tu correo electrónico. También se pueden activar en los mensajes privados de tu Fan Page en Facebook.

2. Cambia el mensaje del contestador: derívalos al correo electrónico del punto 1, por ejemplo.

3. Automatiza tus ventas: que la gente pueda seguirte comprando o reservando hora con herramientas como Calendly, por ejemplo. Claro está que previamente tienes que haber repensado tu modelo de negocio para hacerlo escalable y que durante las vacaciones no dejes de ganar dinero.

4. Programa las redes sociales para seguir aportando valor y construir una relación perdurable con tu cliente (siempre cuento que, de media, necesitamos 7 contactos hasta que nos hemos ganado la confianza de una persona para cerrar una venta, a menos que vayamos recomendados). Y además para que el algoritmo no se te enfade, ya que cada rede sugiere un número determinado de actualizaciones (lo contamos con detalle en nuestro curso de community manager online).

5. Y aún hay más. Descubre 3 cambios inmediatos que pueden mejorar tu trabajo para que consigas resultados más rápidamente y puedas vivir mejor ¡Dentro vídeo!

Ojalá estas vacaciones puedas atenderte como te mereces. Y desconectar. Y disfrutar, y dejarte vivir, y dejar en paz.

O, como dice aquel, "unas veces se gana, otras veces se aprende". Si estas vacaciones no son tan paradisíacas como querías, vamos a ponernos las pilas para que no vuelva a ocurrir. Ahora mismo puedes reservar hora para cuando vengas de vacaciones arremangarte y hacer cambios, ya sea con una de nuestras consultorías o en el Mentoring Club.

Feliz vida, y feliz verano,

Muy a menudo me preguntan cómo he conseguido la magia que hay dentro de mi equipo. Y solo puedo decirte que el gran secreto es RESPIRAR.

Sí sí. Para mí el secreto en toda relación (porque la relación laboral es una relación entre personas también, la empresa es un ser emocional) es respirar. Cosa que te sitúa a ti mismo como líder, responsable y como la primera piedra de toda relación (ya sabes que en el libro Liderar en femenino... hablo del trabajo del yo y del nosotros).

Verás.

En el mundo centrifugado en el que vivimos no tenemos tiempo para nada, ni para respirar. Así que cualquier pensamiento, emoción... la lanzamos, sin más: sin filtrar, sin medir las consecuencias, sin ver la raíz de eso que estamos diciendo. Cuando actuamos así, los demás se convierten en nuestro parachoque emocional, como obligados a tener que gestionarnos a la brava, "asalvajados", perdiendo(nos) nuestra mejor versión. 

¿Resultado?

El no-aire genera más miedo, y separación entre nosotros, con un individualismo mal entendido que nos fragmenta a todos y nos impide integrar a los demás en nuestra vida.

Cuando me preguntan qué es para mí la felicidad o el éxito, es poder estar en paz. Y en este mundo centrifugado no estamos en paz porque solo reaccionamos, saltándonos el paso de respirar.
Pero la vida no va de reaccionar, va de ser.
Igual que la vida no va de hacer grandes cosas, sino de hacer grandes las pequeñas, para nosotros y para los demás (porque sí, tenemos una responsabilidad en relación a nuestro entorno).

Como te decía, sin respirar nos ahogamos, no solo en el sentido físico, sino también emocional y espiritual: perdemos nuestra persona, se dispara el ego y nos convertimos en jueces de verdades absolutas: "que si a esto le doy un like y a esto un dislike...". Cuando, la mayoría de nosotros, somos buenas personas intentando hacer las cosas tan bien como podemos y sabemos, a la vez que vamos superando nuestros propios miedos. Hemos sucumbido a la cultura de la queja, a la cultura del "te quiero, pero solo un roto o un trocito de ti", del "sí, pero con condiciones constantes", cuando, en realidad, nuestros reproches son los frutos amargos de nuestra carencias -lo sé, es incómodo de narices el autoexamen-. La cultura, también, del perfeccionismo narcicista e individual que, a menudo, encierra una herida infantil relacionada con la idea de que, si no eras perfecto, no te querrían. Ojalá pudiera hablar con ese pequeño tú para decirle que el remedio a todo es humanizar y normalizar las cosas, hacerlas con amor, y lo demás viene.

Pero no. Y así, sin respirar, vamos creando un falso Pinterest emocional empujados por una felicidad obligatoria, viviendo descafeinados.

Y creyéndonos, además, que podemos cambiar como pequeños dioses todas las personas y situaciones. Pues no, a mí no me funciona. Con la edad voy viendo que la cosa va de aceptar, querer a la gente tal y como es y, sino, soltar esa situación, sin empujar a nadie a un cambio que no desea, porque cada uno es tozudo con ser quien es.

Sin respirar, estamos enfadados, con rabia. Como si el otro fuera el responsable de respirar por nosotros y gestionar nuestras emociones y situaciones.

Sin respirar, no podemos sentir. Y evitamos implicarnos en el trabajo ("el jefe no me puede caer bien", "los compañeros de trabajo son compañeros y ya") y en la vida, tenemos miedo de ir con el corazón abierto por el mundo. Ahogados, el miedo crece, y es cuando evitamos sentir, para no sufrir. Cuando en realidad el "sufrir" es menos sufrir cuando tomas aire, porque el aire trae perspectiva y actitud.

Y si eres de los que piensa que la vida es una jungla, te invito a respirar dos veces, porque de ti también depende que cambie de tono esta jungla.

Lo sé: respirar antes de actuar no es fácil, ni sexy, ni la solución rápida, al igual que la mayoría de cosas buenas de la vida. Pero yo seguiré con mi mantra: "Respira > Abrázate > Mira a los ojos del otro > Y vuelve a respirar". Con una dosis extra de humor, agradecimiento y dulzura que, al final y al cabo, son gratis.

Así que no hay más secreto que este en mi empresa, respirar, algo que intento aplicar en todas las relaciones de mi vida: con amigos, con familia...

Aprovecho toda esta reflexión sobre las relaciones para recordarte que tenemos abiertas las inscripciones para la próxima edición del Mentoring Club, con un formato distinto y precio reducido, pensado para familias numerosas y monoparentales posar enllaç al mentoring club. Entre todos, sumaremos fuerzas y haremos piña, respirando, para poner al día tu empresa.

Un abrazo,
Txell

Hoy es Sant Jordi, una de les fiestas más bonitas de mi tierra.
Así que, aprovechando esta efeméride, voy resolver algunas de las preguntas que habitualmente me hacen mis clientes sobre la publicación de un libro.

¿Mis libros son autopublicados? ¿Qué es mejor: autopublicación o publicar un libro con editorial?
No. Mis libros en papel siempre han sido publicados a través de una editorial.
Para mí es una cuestión estratégica: la autopublicación te puede dar más dinero si tienes una comunidad, pero a nivel de visibilidad (acceso a conferencias, a medios de comunicación...) me ayuda mucho más trabajar con una editorial.
Según la fase en la que me he encontrado, he publicado con un sello más o menos grande.

¿Te forras publicando un libro?
No, ni de coña. Yo siempre digo que es "la tarjeta de presentación más cara que hay" porque inviertes mucho tiempo en escribirlo, revisarlo y después presentándolo, ya sea en eventos, dando entrevistas, etc. Una vez un escritor me dijo que cada libro se vende "a mano" (que hay que currárselo) y es verdad.
De media, un autor percibe un euro per venta de libro. Porque hay muchas personas por el camino: maquetadores, correctores, distribuidores, librerías... Un libro es una pequeña obra de arte. Por eso tenemos que tener criterio y reflexionar sobre dónde los compramos.

¿Bestseller, longseller... qué son estas palabrejas?
Un bestseller es un libro que se vende mucho, muy bien. Eso es muy bueno, pero si además consigues que sea longseller y que sus ventas perduren a lo largo del tiempo ya es la repera. Mientras escribo estas palabras ya tenemos 5 ediciones de Working Happy en el mercado entre los idiomas, por ejemplo, porque no pasa de moda.

¿Recomendaciones para que un libro nos aporte estatus y marca?
Elije bien la temática. Investiga y encuentra tu valor diferencial. Un libro no deja de ser, en el caso de un emprendedor/a como tú y como yo, una estrategia de marketing y de visibilidad a través de aportar mucho valor. Así que sé estratégico a la hora de mirar sobre qué vas a hablar y cómo, porque te va a posicionar en el mercado.

¿Qué quiero decir con esto?
Con Working Happy. Todo lo que necesitas para crear la mejor empresa del mundo: la tuya, sin darme cuenta, senté cátedra. Salí con un tema potente que me posicionó como experta y teórica, abriendo un paraguas suficientemente grande para que mi marca pudiera evolucionar a lo largo del tiempo. Lo hice sin premeditarlo, simplemente decidí publicarlo porque era algo que me pedían mis alumos de la universidad y clientes: "Txell, todo el mundo habla de emprender pero nadie explica cómo".

Además, conseguí una escritura muy similar a como hablo, y la editorial preparó una portada muy acorde con nuestra marca de entonces, con lo cual el libro me identificaba mucho.

Años después, en una reunión de equipo, salió la necesidad de publicar un nuevo libro para reposicionarnos en el mercado: habían pasado los años y nos habíamos hecho mayores a nivel de edad, de imagen y de conocimientos. De aquí la publicación de Liderar en femenino para hombres y mujeres: Guía antigurús para las empresas del futuro, que nos permite además presentarnos al mercado con una nueva temática, abriéndonos nuevas oportunidades empresariales de futuro.

¿Un truco para convertir los lectores de un libro en clientes de tu empresa? 
Tanto www.libroworkinghappy.com como www.liderarenfemenino.com contienen una contraseña en las páginas finales para que la gente pueda descargarse materiales complementarios gratis. De este modo, los lectores (que han comprado el libro, que se lo han prestado, que lo han tomado en la biblioteca...) pasan a formar parte de nuestra base de datos. Así, forman parte de nuestra comunidad, de nuestra vida. Y, poco a poco, vamos tejiendo está bonita relación que tenemos con vosotr@s.

Todo esto forma parte del plan de marketing para el lanzamiento del propio libro, que es una virguería de logística presencial y online. Un libro, por sí solo, cuesta que destaque, porque se publican muchísimos diariamente y si no se venden las librerías los devuelven a los pocos días. Sin acciones pensadas para mimarlo, chungo.

Si es tu caso y te apetece dar el paso al mundo editorial, en consultoría podemos trabajar todo este proceso de cómo publicar un libro.

Y este Sant Jordi te animo a regalar lectura. Pero con criterio: que ningún libro se quede en una mesita lleno de polvo. Libros vividos, por favor.

 

Un abrazo,

Txell

Hoy quiero compartirte un contenido exclusivo del Mentoring Club. Si no lo conoces, es nuestro programa empresarial intensivo donde, en 3 meses, revisamos por completo tu negocio (marca, marketing, tarifas, etc.) y lo relanzamos.

En el Club incluimos un grupo de apoyo vía Facebook que es una mina, porque te permite compartir todo tipo de dudas con tus otros compañeros y tener vía directo conmigo.

A parte de las sesiones quincenales que hacemos (45' de teoría y 45' de exposición de los participantes y resolución de dudas) siempre estoy presente en el grupo de Facebook dando respuesta a bloqueos y dudas, compartiendo lo que yo misma voy aprendiendo en el día a día...

A veces hago directos improvisados como este, en el que intento aportar valor extra. Hoy quiero compartirte uno de esos vídeos directos exclusivos para los miembros del Mentoring Club. Clica y disfrútalo:

En él aprenderás:

Y si tú también quieres unirte al Mentoring Club, recuerda que ahora tenemos un precio especial para celebrar el día internacional de la familia, a 700 euros:

 

Un abrazo,

Txell

Si llevas años por aquí, ya sabrás que somos firmes defensores de la calidad de vida. Porque no se trata de trabajar más, sino de hacerlo de una manera más inteligente y estratégica para conseguir mejores resultados.

Así que hoy vamos a hablar de estrategias de marketing para perezosos. 😴 ¿A que mola?

Tip número 1: No te centres en ti. Céntrate en tus clientes y en lo que necesitan, te ahorrarás un montón de energía (Compártelo en Twitter o Facebook). Verás cómo, así, das en la diana 🎯 a la primera con el tipo de productos, formatos, precios, canales de comunicación… ¡Serán más efectivos! Busca este feedback a través de una encuesta o de una reunión grupal con clientes, por ejemplo.

 

Tip número 2: Haz gimnasia cerebral 🧠 y compromete contigo mism@. Sí, sí, como lo oyes. Necesitas hacer limpieza de todo lo que tienes en la cabeza para que nada te pese, dar prioridad a tu negocio para que te genere los beneficios que realmente quieres ganar. Puedes empezar por aquí.

 

Tip número 3: Echa raíces. 🌳 Es decir, tómate tu empresa en serio, ten una visión empresarial, pensando en la sostenibilidad, el bienestar y el largo plazo.

 

Tip número 4: Pon el freno. Bríndate tiempo para ti mism@ y para los tuyos en la agenda, pon fecha a tus vacaciones, prevé parones antes y después de temporadas intensas para cargar las pilas. 🔋🔋

Sí, sé que quizás tengas miedo de hacerlo, todos lo hemos tenido. Crees que si paras unos días tu negocio se irá pique. Pero es que, si no lo haces, tu creatividad, tu vida familiar… también se irán a pique. Cuando no podemos permitirnos una pausa, una de dos: o tu modelo de negocio no funciona, o no has hecho suficiente gimnasia mental (punto 2) para priorizar y decir “hasta aquí”.

Ah, y nada de culpa si te tomas estas vacaciones. Es un derecho y un deber cuidar de ti para poder seguir dando. Por eso, en nuestra caja de Work with Flow sólo contiene 49 tarjetas, una para cada semana, para que pares como mínimo durante 3 semanas al año.

 

Tip número 5: No hace falta saber de todo. De verdad, de verdad que no hace falta. Tienes que tener conocimientos de marketing, de finanzas… pero de aquí a saber la última actualización del  petejandermorenawer del JavaScript no. 🤯 No nos volvamos locos. Hay un término medio entre pasar de todo y no estar al día de todo todico todo.

 

Tip número 6: Stop a la centrifugación mental. Siempre dices que vas a tope y no tienes tiempo para nada pero… ¿te has parado a pensar y a escribir en un papel qué cosas haces a lo largo del día? Cuando lo hagas quizás te des cuenta de que, a pesar de la sensación de estar haciendo mogollón de cosas, no son tantas: es la multitarea, las interrupciones… que crean esta falsa sensación. Poco y bien hecho.

 

Ojalá estos 6 tips de marketing te ayuden a enfocar mejor. 🔍

 

Un abrazo,

Txell

"Txell, este año tengo como reto mejorar la difusión de contenidos para consolidar mi marca personal y así, a ver si me viene devuelto por contratación de servicios. Quiero decirte que para mí, eres un ejemplo y aprendo muchísimo de todo el contenido que difundes y estás influenciando positivamente en mi manera de llevar mi negocio. Yo intentaré causar el mismo efecto con la gente que me sigue, que sea una fuente de inspiración y que llegue a cambiar sus hábitos alimenticios para preservar la salud. ¡A ver si lo consigo!".

Este fue el mensaje que me escribió Lidia antes de empezar el Mentoring ClubTenía una empresa sin empresarios, porque ella actuaba meramente como trabajadora, sin la mentalidad empresarial necesaria, sin esa visión panorámica que necesita todo líder. No tenía ni plan de empresa, ni de marketing, ni sistema de organización interna... Lidia siempre decía que "andaba pájara, como pollo sin cabeza en medio del caos, simplemente chutando la pelota adelante" jajaja porque estaba desubicada y no sabía qué era lo más estratégico en cada momento.

 

Le he pedido que, ahora que termina su edición del Mentoring Club, te cuente en sus propias palabras los resultados. Y aquí los tienes:

 

"Había empezado la casa por las luces de Navidad, y llegó un punto, después de mucho empujar, en el que me sentía perdida y abatida. 

Así que me dije: "Lidia, suficiente. Para de huir y conviértete y vive como la empresaria que eres. Hazlo con ganas, aprende cómo funciona una empresa, prepárate. 

 

En el Mentoring Club me has dado eso y mucho más. Juntas hemos preparado mi calendario de publicaciones, las actuaciones en redes, blog, newsletter... Calidad en los textos, un marketing generoso para mí y para mis clientes... 

Además, he encontrado lo que en otras formaciones y trainings nadie me había dado: claridad, orden, facilidad, ánimo, alegría, esperanza. 

Mi empresa ahora es un boomberang: recibo tanto como doy. 

Gracias por reenamorarme y hacerme sentir ilusionada de nuevo.

Gracias por acompañarme siempre".

 

¿Te identificas con el caso de Lidia?

 

Y si sientes que necesitas un empujón, aquí tienes el mismo enlace que clicó Lidia para sumarse al Mentoring Club:

 

Un abrazo,

Txell

Txell Costa® Group y Marketing for Happy Minds SL reinvierten cada año un porcentaje de los beneficios para crear contenidos gratuitos y, así, democratizar nuestros conocimientos de marketing y negocios para toda la sociedad. Gracias por apostar por nosotros y ayudarnos a hacerlo posible.
© 2019 Txell Costa®. Miembros de Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES). Aviso legal | Términos y condiciones de contratación | Política de cookies | Política de privacidad
Website desarrollado por