Logo Txell Costa Group

No eres influencer, eres empresaria/o

Hoy vengo con unas fotos preciosas para amortiguar la bomba que te voy a soltar 🤣...

Respira, allá va:

NO ERES INFLUENCER, ERES EMPRESARIO/A, ACTÚA COMO TAL.

¿Por qué te lo digo?

- Esto no va (solo) de pasarte el día creando contenido. Va de rentabilidad, de saber tus márgenes, de tener claros tus precios, tus procesos, de tener validada tu oferta (por ejemplo, en el Mentoring Club hablamos de las preventas, que son testeos para asegurar que va a funcionar lo que lances)... En definitiva, va de tener los fundamentos de tu empresa construidos.

Porque tu empresa es un reflejo de tu vida. Si vives con desorden, desempoderamiento... se reflejan en tu emprendimiento.

En otra palabras: ¿te pones rímel con la cara aún por lavar? No, porque sería una porquería. Pues no te pongas a hacer tiktoks o reels o cualquier cosa que esté de moda si las bases de tu negocio no están bien.

- Dosifica tu presencia. Los influencers viven de las marcas que pagan por la creación de contenido. Tú no. Es más: con sobrepresencia puedes saturar o devaluar tu marca, porque necesitas construir imagen de expertise y autoridad en tu materia.

La venta se genera cuando aportas valor e impactas. Porque los empresarios nos dedicamos a sacudir, a remover creencias limitantes, miedos, como yo estoy haciendo en este post.

¡Ah! Y no hace falta que luzcas coches y bolsos caros en plan fantasma. No sé si has conocido algún rico de verdad, pero no se le nota ni de coña que tiene pasta para aburrir.

Yo empecé a emprender cuando nacía Facebook. No hice publicidad y apenas he hecho estos años. Y mira que era chungo, porque una mujer emprendedora hablando de negocios no era habitual... Pero me ha funcionado porque las bases de mi negocio estaban bien y porque he entendido lo que es vender.

Fíjate que hay influencers con comunidades enormes que están totalmente en la ruina, porque no han convertido los seguidores en clientes.

- Emprender es una personalidad, un rol, distinto del de influencer.

- Los primeros años una empresa es demandante como un bebé. Pero después este ritmo tiene que parar, y si no puede parar es que no tienes un negocio real. Cuando pagas el peaje, llega el estilo de vida, la conciliación. Una cosa detrás de la otra. Y siempre feliz con el proceso. Sin olvidar que la salud es tan importante como el dinero. Ya sabes: esto no es una maratón, es una carrera de fondo.

- No es difícil ganar dinero. Lo difícil es ahorrarlo. Como le pasa a la gente que gana la lotería.

- Todo crecimiento pasa por dar un paso primero, y eso implica invertir. Piensa bien en qué pones el dinero, cuánto más obtendrás a cambio.

- No es difícil emprender. Lo difícil es no tirar la toalla en los momentos complicados y retadores.

Dicho esto... ¿qué paso tienes que dar ahora para pasar a la siguiente fase de tu negocio? ¿Qué puedes 'desaprender' o modificar para ser más empresario/a y menos influencer?

Txell Costa® Group y Marketing for Happy Minds SL reinvierten cada año un porcentaje de los beneficios para crear contenidos gratuitos y, así, democratizar nuestros conocimientos de marketing y negocios para toda la sociedad. Gracias por apostar por nosotros y ayudarnos a hacerlo posible.
© 2021 Txell Costa®. Miembros de Asociación Española de Mentoring y Consultoría (AMCES)   |   Diseño: Chantal Martín  |  Desarrollo: Estudio Eva Gías
crossmenuchevron-down